La gestión rápida de disputas es el primer paso para garantizar la plena satisfacción de sus intereses. La cooperación con el cliente es otro elemento fundamental para lograr el objetivo establecido.