Una comprensión correcta de el asunto y de los instrumentos judiciales disponibles para la protección de los derechos del cliente permite evaluar la mejor manera de obtener, en poco tiempo, el resultado deseado.